EDUCACIÓN FINANCIERA

Para hacer realidad tus sueños es muy importante que tengas una buena planificación financiera.
Saber como manejar tus finanzas hará que tomes las mejores decisiones.

¿Cómo hacer un presupuesto?

Es fundamental contar con un buen presupuesto de gastos mensuales para ordenar las finanzas y empezar a identificar posibles ahorros. Un presupuesto debe tener todos aquellos ítems en los que gastas mensualmente (comida, vivienda, transporte, salud, educación y entretenimiento entre otros) y el porcentaje que debes o quieres destinar a cada uno de ellos. Asimismo, es importante destinar cierto monto a ítem "emergencias", que considere imprevistos que puedan requerir de una suma importante de dinero.

1. Identifica todas tus fuentes de ingreso

2. Determina cuáles son tus gastos

3. Calcula la diferencia

Haz tu propio presupuesto

Descarga aquí tu plantilla

Queremos que tus finanzas estén saludables y que cumplas las metas que te propongas.

Para tener finanzas saludables, es fundamental que destines una fracción de tus ingresos mensuales a ahorro, es por esto que si manejas un presupuesto mensual, podrás conocer en detalle tus gastos, los cuales podrás redistribuir o eliminar en caso de ser necesario, de acuerdo a las metas que te hayas fijado. Una razón por la que muchas personas no alcanzan sus metas económicas o no pueden ahorrar dinero es que no saben qué quieren hacer con él.

Debes ser responsable y estar preparado para enfrentar algún periodo de cesantía, enfermedad, etc.

Ahorrar dinero de joven puede darte muchos beneficios. Pagar la universidad, comprar algo especial, ahorrar para cuando termines de estudiar y comiences tu vida laboral, efectuar el pago inicial de un auto o tu primera casa, entre otros.
Cuando entras al mundo laboral dejas la casa de tus padres y formas tu propia familia. Querrás viajar y conocer nuevos destinos, teniendo que incorporar nuevos gastos. En un futuro cercano incluir la llegada de tu primer hijo, lo que conllevará gastos de salud, jardín infantil, colegios, etc. 
Al final de tu vida laboral, si has cotizado en la AFP, tendrás un ahorro del cual podrás disponer. También podrás recurrir al Ahorro Previsional Voluntario (APV) que aumentará tu jubilación y te permitirá vivir más holgadamente. Quizás prefieras mantener esos ahorros en una cuenta corriente o algún instrumento bancario, tales como fondos mutuos o depósitos a plazo, que te permitirán invertir en una segunda vivienda, y disponer de los ingresos por la renta de ésta.

Existen diversos tipos de crédito, los cuales difieren unos de otros según el objetivo que tengas.

Crédito de Consumo

Más información

Crédito Hipotecario

Más información

Tarjeta de Crédito

Más información

Línea de Crédito

Más información
  • Maneja un presupuesto mensual.
  • Pon en práctica el hábito de ahorrar (comparte y traspasa ese hábito a tu familia).
  • No te sobreendeudes.
  • Prioriza tus gastos.
  • Invierte.
  • Si te sientes sobrepasado, habla con alguien capacitado y de tu confianza para que te oriente.
  • En fechas de mayor gasto como fin de año o vacaciones, extrema el cuidado de no gastar más de lo que puedes.
Top